xCarrito

Envíos gratis en compras superiores a 50€

No hay productos en el carrito.

Es muy común pasar por alto problemas en nuestra salud auditiva. Más aún, si los síntomas que experimentamos, no generan una alerta de peligro ante el que preocuparnos. 

En el caso de los niños, a medida que van creciendo y desarrollándose suelen tener pruebas auditivas de forma regular. Mientras que de manera contraria, la mayoría de los adultos omiten revisar su audición con asiduidad. Piensan que la pérdida de audición es un problema lejano, que no les afectará, pero, es a mediados de estas edades adultas cuando comienzan a elevarse los casos de personas con problemas de audición.

¿Cómo anticiparnos a problemas auditivos irreversibles?

Al igual que los reconocimientos médicos anuales, se deben realizar unas pruebas auditivas año a año.

Ambos sirven para realizar un seguimiento de nuestra salud y asegurar que no han surgido problemas, o por el contrario, para identificar afecciones que se hayan podido pasar por alto.

El inconveniente está en que mientras los reconocimientos médicos nos parecen tan indispensables, las pruebas auditivas no adquieren el grado de importancia que merecen, y necesitamos controlar la salud auditiva para estar alerta ante cualquier cambio o deterioro que pueda ocurrir

pruebas auditivas

Entonces, ¿es posible evitar la pérdida auditiva?

Cuando la mayoría de las personas se dan cuenta de que están sufriendo una pérdida auditiva, es posible que ya esté muy avanzada.

En el caso de los niños, casi el 60% de la pérdida de audición se debe a causas evitables que podían haberse prevenido aplicando medidas preventivas. Por ello, incluso si no hemos encontrado ningún signo de hipoacusia hasta el momento, es importante pedirle a un profesional que realice un control auditivo anual.

De esta forma, podemos anticiparnos a la pérdida auditiva, frenando ese deterioro, sin que llegue a afectar de manera negativa a nuestra calidad de vida. 

Desde Audifono.es, destacan que es necesario prestar especial atención a los signos de hipoacusia que pueden aparecer en la vida diaria. Muchas situaciones cotidianas indican que podemos estar sufriendo algún tipo de pérdida de audición u otros problemas auditivos.

pruebas auditivas niños

La pérdida auditiva en España

Un estudio realizado el año pasado demostró que, aunque la audición es un aspecto principal para nuestra comunicación, alrededor del 48% de la población española nunca se ha realizado una prueba de audición.

Además, podría haber un 10% de la población con problemas auditivos todavía sin detectar. Y, en muchos casos, a pesar de las dificultades auditivas o las molestias que puedan estar sufriendo, un 7% de la población no se han realizado las pruebas para detectar la hipoacusia.

¿Cuáles son las principales causas de la hipoacusia?

Aunque es cierto que la mayoría de casos de hipoacusia se dan en personas mayores, no quiere decir que las personas de temprana edad estén exentas de sufrir sordera. 

Existen muchas causas que podrían llevarnos a sufrir una pérdida de audición: trabajos ruidosos, escuchar música fuerte, infecciones en el oído, la caza o incluso el consumo de ciertos medicamentos. Pero, también debemos tener en cuenta las causas congénitas, es decir, aquellas con las que el paciente ya nace, y en donde la genética cobra un papel principal. Esto solo deja claro una cosa, cualquier persona, independientemente de la edad, puede ser susceptible de sufrir algún tipo de problema relacionado con la audición

En Audifono.es le dan gran importancia a cuidar nuestra audición diariamente, evitando, en la medida de lo posible, situaciones ruidosas que puedan poner en peligro nuestros oídos, y en caso de tener que exponernos, protegerlos con tapones.

Por qué hacerse unas pruebas auditivas

Las personas que no hacen nada para solucionar su pérdida de audición son más propensas a sentirse excluidas de actividades sociales. 

Este sentimiento de exclusión deriva de la incapacidad o limitación para escuchar lo que está pasando. Una falta de confianza y vergüenza a la que se deben enfrentar cuando se encuentran en grupos sociales, incluso de amigos o familiares, ya que no pueden oír como desean. Como consecuencia, a menos que obtengan una solución para su pérdida de audición, este aislamiento hace que las personas sean más propensas a deprimirse.

Por ello, si no se trata la pérdida auditiva, la comunicación con familiares y amigos se verá afectada y las relaciones sociales pueden cambiar. Las posibles consecuencias de la pérdida auditiva no tratada incluyen:

  • Deterioro cognitivo
  • Depresión
  • Decadencia de la vida social
  • Dificultad para comunicarse en el trabajo
pruebas auditivas otoscopia

Pruebas auditivas anuales

Es beneficioso pensar en la prueba de audición como una revisión, más que como un examen.

Se tiende a asumir que las pruebas auditivas son para aquellas personas que no pueden oír, al igual que las pruebas de visión son para las personas que tienen problemas en la vista. Pero al contrario de lo que se cree, una prueba de audición no sólo permite detectar una hipoacusia, sino que también puede ayudar a revelar otros muchos problemas físicos y médicos que tal vez el paciente no conocía.

Tanto al paciente como al audioprotesista, unas pruebas auditivas regulares les permitirán: 

  • Identificar los problemas potenciales. Al igual que un chequeo médico, un examen auditivo anual permite hacer un seguimiento de los cambios en la audición de cada persona y, si hiciera falta, atajar los problemas cuanto antes.
  • Prevenir futuros problemas. Cuando se permite que los problemas de audición avancen, se pierde mucho más que la capacidad de oír. Para evitar males mayores, un audioprotesista cualificado analizará la evolución de las audiometrías de año en año. De esta manera podrá anticiparse a cualquier cambio en la capacidad auditiva del paciente y evitar el aislamiento, la ansiedad o la depresión
  • Diagnosticar otro tipo de problemas médicos. Aunque la mayoría de las pérdidas auditivas son causadas por el envejecimiento, algunas pérdidas son resultado de una patología médica subyacente. Enfermedades como la diabetes pueden causar problemas de audición, mientras que la hipertensión arterial se ha relacionado tanto con la pérdida de audición como con el tinnitus. 
  • Empezar el tratamiento. La identificación de un problema de audición leve puede ser algo bueno, ya que va a permitir evitar que la pérdida de audición se agrave. Es posible tratar la hipoacusia de forma inmediata en nuestro centro auditivo. Nuestros profesionales pueden guiarte durante todo el proceso de adaptación de los audífonos, asesorando sobre qué dispositivo se va a adaptar mejor a cada paciente en función de sus necesidades y su estilo de vida. 

Como decíamos anteriormente, cuanto antes se conozcan los posibles problemas de audición, antes se podrá actuar y encontrar una solución adaptada a las necesidades de nuestros pacientes. Actuando rápidamente se puede evitar el riesgo de aislamiento con familiares y amigos y otro tipo de problemas de salud derivados.

Solicitar una revisión auditiva anual te aportará tranquilidad, ya que estarás haciendo todo lo posible para cuidar de tu salud auditiva y calidad de vida.