Las personas sordas están viviendo un mar de dificultades en el confinamiento y la mascarilla lo empeora todo. Al propio aislamiento que sufrimos todos hay que sumar el uso masivo y obligatorio de mascarillas a que estamos sometidos. 

Desde TodOído Centro Auditivo abogamos por el comportamiento responsable y por el uso de la mascarilla, pero nos sentimos, al mismo tiempo, preocupados por nuestros clientes. Mayoritariamente tienen edad avanzada y carencias auditivas de varias índoles.

Para nuestros clientes, esa separación forzosa de los seres queridos sumada al uso de la mascarilla les crea un aislamiento interno aún más terrible. Las palabras que les dices, son un gran río caudaloso, que arrastra esos sonidos a su paso, son sonidos perdidos. Nunca llegan al oído del oyente, lo que agudiza su carencia auditiva.

Cuando uno se dirige a una persona con algún tipo de problema auditivo, sea usuaria de audífono o no, debe vocalizar y usar el lenguaje de una manera pausada y clara, también el gesticular ayuda a la comprensión. Todas las personas sordas o con carencias auditivas, comprenden gran número de tus palabras gracias a leer tus labios. Nadie se fija más en tu boca que ellos.

LA MASCARILLA SILENCIA SUS OÍDOS PORQUE TUS PALABRAS SON MUDAS

En TodOído somos conscientes de esta nueva situación y de las obligaciones que tenemos. Uses la mascarilla que uses, el sonido no es directo. Tu voz es cortada de manera brusca. Son palabras mudas. No hay espacio para que el sonido fluya y eso provoca que se distorsione nuestro habla. Esta no llega a ser percibida por el oyente con déficit en la audición.

Otro punto en contra es la no visualización de tus labios, no sólo no te escucha, sino que la mascarilla le impide intuir tus palabras. Lo que hace mucho más difícil llevar una conversación.

Son dos dificultades, que estas personas tienen, unidas a la situación anómala que estamos viviendo.

El usuario de prótesis auditivas puede llegar a pensar que ha perdido oído o querer subir el volumen de su audífono. Quiere escuchar sin pensar en que una vez no tengas la mascarilla puesta el sonido vuelve a ser directo y claro.

 Muchos de los audífonos actuales permiten usar una APP diseñada para estos casos. El paciente puede subir y bajar el volumen según la situación en que se encuentre.

En nuestra situación actual de pandemia y de uso de la mascarilla por casi todo el mundo las apps son de gran ayuda, pero no resuelven del todo el problema de la distorsión que sufre el sonido que emitimos. Por eso vemos a tanta gente que se baja la mascarilla mientras habla por teléfono.

 

EN TODOÍDO YA HEMOS SUPERADO LAS 500 UNIDADES DONADAS DE LA MASCARILLA SOLIDARIA

La mascarilla ahora mismo es un complemento más de nuestra indumentaria diaria. Ya podemos ver en nuestro entorno, desde diseños clásicos y sencillos hasta combinación de colores y con dibujos de lo más extravagantes. Unos más atrevidos que otros.

Las redes sociales se llenan de anuncios con cubrebocas llenas de imaginación y todos con un mismo fin. ¡¡Protégete, protégeme!!  Como si de un anuncio de preservativos se tratara. Quizá no sea la mejor comparación, pero al fin y al cabo, ambos son usados con ese fin, la salud.

Desde nuestro Centro Auditivo en A Coruña, hemos estado realizando mascarillas solidarias y enviándolas de forma gratuita por toda España. También contactamos con alguna asociación y ONG para ayudar a confeccionarlas y para hacer diferentes donaciones.

Ahora estamos discurriendo cómo realizar unas mascarillas transparentes para enviar remesas a logopedas, otorrinos, aulas de lengua de signos y asociaciones de sordos. 

 No para que las usen las personas con problemas auditivos, sino para que las usemos los que estamos cerca de ellos y poder facilitarles la comunicación. Y, con ello, hacerles más fácil esta nueva situación.

Seguimos investigando nuevas confecciones para dotar a la mascarilla de la posibilidad que se vea nuestra boca al hablar. No es fácil porque los materiales plásticos transparentes se empañan con nuestro vaho, pero seguimos probando otros materiales.

la mascarilla

En TodOído no sólo miramos por la salud auditiva, también intentamos siempre poner todo lo que esté en nuestras manos para garantizar el bienestar de las personas. Somos un granito de arena más, pero la satisfacción es la de una inmensa duna.