xCarrito

Envíos gratis en compras superiores a 50€

No hay productos en el carrito.

La presencia de cera en los oídos es algo habitual. Hoy te contamos cómo mantener tus oídos perfectamente limpios de cerumen. Evitarás así esos engorrosos y molestos tapones que pueden causarnos dolor e incluso pérdida auditiva. Además de poder disfrutar de una buena salud de nuestros oídos y también de nuestra estética personal.

Con la llegada del buen tiempo y el verano es conveniente que seas previsor y limpies correctamente tus oídos. Una buena revisión en un centro auditivo es una buena medida para que puedas disfrutar de los baños en la piscina o la playa con total garantía.

Debes tener especial cuidado con los niños, mas propensos a la formación de estos tapones de cera en los oídos que pueden generar dolor, molestias y agravarse con el agua del baño. Se calcula que más de un 5% de los niños pequeños generan más cera que un adulto. A esto hay que añadir que los peques suelen ser más propensos a “explorar” su cuerpo y una simple introducción de un dedo o un objeto extraño propiciará la formación de tapones de cera endurecida.

Cómo evitar los tapones de cera en los oídos

En primer lugar, hay que evitar la utilización de bastoncillos para la limpieza. Si bien fue el método de limpieza por excelencia en el pasado, hoy en día ningún experto lo recomienda. No sólo no ayudan a la eliminación de la cera en los oídos, sino que lo más probable es que la empuje hacia dentro del conducto auditivo. También puede prensarla y compactarla lo que ayudará a la formación de tapones de cera dura.

cera en los oidos

La piel del conducto del oído se encarga de ir expulsando el cerumen hacia afuera, por lo que lo recomendable es permitir que la naturaleza y nuestro cuerpo hagan su trabajo. Simplemente tendremos que vigilar y no poner obstáculos.

Muchas personas producen más cera de lo normal, en especial algunos niños. Por eso una simple revisión y vigilancia periódicas permitirán tener los oídos perfectamente limpios en todo momento.

Cómo saber si tienes tapones

Detectar la formación de tapones de cera en los oídos no siempre es fácil. En ocasiones los síntomas son evidentes, la cera se endurece en el oído y comenzamos a tener una sensación de que hay un objeto dentro del conducto.

También puede llevar acarreada una pérdida auditiva pero no es fácil darse cuenta. En primer lugar, porque eso no ocurre siempre y en segundo lugar porque al ser una merma de audición no muy severa y progresiva, apenas notaremos dicha pérdida.

En el caso de los niños no es tan fácil detectar la presencia de estos tapones. En ocasiones se podrá ver a simple vista si el taponamiento es grande, pero eso no siempre ocurre. Si detectas que el niño se mete los dedos en el oído o se frota con frecuencia pueden ser signos claros de que hay presencia excesiva de cera.

Tampoco hay que alarmarse ya que la cera en los oídos es sana y necesaria, pero sí hay que controlar que no se formen tapones. La cera nueva es de color amarillento y sólo cuando ya es cera más vieja la veremos marrón o de tonos oscuros. Si detectamos esos colores en la cera puede ser un signo de que necesitamos una limpieza de nuestros conductos auditivos.

limpieza de cerumen en los oidos

La revisión periódica es necesaria

La dificultad de detectar la presencia de tapones en los oídos hace recomendable una visita periódica a tu centro auditivo. Somos expertos en estas cuestiones y podremos detectar el problema de manera rápida y preventiva.

En los centros auditivos tenemos el instrumental y la experiencia necesarias para revisar los oídos a un nivel de profundidad y detalle que nunca se podrá conseguir con los métodos caseros.

Esta revisión suele ser algo bastante barato o incluso gratuita y te asegurarás que no tendrás problemas de salud en los oídos y que podrás disfrutar del verano con total tranquilidad.