Cuando hablamos de contaminación acústica nos referimos en todo momento al ruido, ese sonido molesto que obliga a tapar los oídos, a mostrar un gesto involuntario de dolor; un sonido que abunda en las ciudades, debido a la actividad humana; ¡Sí! nosotros somos los causantes de casi todo lo que nos rodea, y la contaminación sonora no iba a ser menos. Los principales causantes son la industria, la automoción, el ocio nocturno, ese que tanto gusta en nuestro país y por el que somos conocidos a nivel mundial.

Según el último informe de AEMA (Agencia Europea de Medio Ambiente) más de 100 millones de personas, lo que viene siendo el 20% de la población europea, estamos expuestos a niveles de ruido prolongados que resultan nocivos para la salud.

No le damos la importancia que realmente tiene, pero no deja de ser un problema considerablemente grave para la salud y que es cada vez mayor en toda Europa. Los humanos somos los únicos seres vivos, que yo sepa y corríjanme si no es así, que aun siendo conscientes de los peligros, allá vamos como si un gigantesco imán nos atrajera a ellos.

Alteraciones provocadas por la contaminación acústica

Molestias auditivas, trastornos del sueño, deficiencias cognitivas en los niños y efectos perjudiciales para el sistema metabólico y cardiovascular, son algunas de alteraciones más comunes cuando nos exponemos prolongadamente a sonidos con decibelios fuera del límite permitido, sabiendo que los 55 dB es un nivel aceptable para la salud auditiva.

Según los datos de la OMS, (Organización Mundial de la Salud), el ruido es la segunda causa ambiental de problemas de salud, justo por detrás de la contaminación atmosférica (partículas en suspensión)

Alteraciones provocadas por la contaminación acústica

Molestias auditivas, trastornos del sueño, deficiencias cognitivas en los niños y efectos perjudiciales para el sistema metabólico y cardiovascular, son algunas de alteraciones más comunes cuando nos exponemos prolongadamente a sonidos con decibelios fuera del límite permitido, sabiendo que los 55 dB es un nivel aceptable para la salud auditiva.

Según los datos de la OMS, (Organización Mundial de la Salud), el ruido es la segunda causa ambiental de problemas de salud, justo por detrás de la contaminación atmosférica (partículas en suspensión)

Bombay, una de las ciudades con más volumen de ruido del mundo, es la cuarta más congestionada a nivel tráfico, según los últimos estudios realizados; ha dado un ejemplo de lucha contra este elemento dañino. Dotó con sistemas tecnológicos a varios semáforos, denominados “semáforos inteligentes” de zonas potencialmente contaminantes. Si el sonido supera los 85 dB el semáforo pasa automáticamente a estar rojo, lo que evita que el estrés y las prisas de los conductores se representen con el claxon del coche. Hasta que el sonido no baje a los dB oportunos el semáforo no se pondrá en verde. Logrando reducir la contaminación acústica y así mantener una armonía auditiva.

contaminación

¿Qué ranking de contaminación acústica tenemos en España?

A decir verdad no podemos alardear de ir los primeros, no es una buena noticia. La OMS recomienda no superar los 55 dB y solamente en tráfico, nuestro país supera los 65 dB en gran parte del territorio, siendo el foco central en las grandes urbes.

Los datos de las ciudades en España no son realizados por ningún organismo específico, es cada comunidad la encargada de realizar sus propios estudios, pero hemos logrado formar un ranking y podemos decir que Vigo, en el año 2016, superaba los 85.66 dB solo en tráfico, siendo esta la ciudad con más contaminación acústica de España.

Le siguen Barcelona, Logroño, Castellón de la Plana, A Coruña y Getafe; solamente Madrid supera a todas las Comunidades Autónomas en ruido nocturno.

contaminación acústica

Desde TodOído intentamos concienciar a todos de la importancia que tiene el cuidar nuestra salud auditiva, sabiendo que no está en nuestras manos el factor contaminante pero sí tenemos soluciones individuales de protección auditiva para evitar sufrir las consecuencias del ruido. Hoy el mercado auditivo nos ofrece alternativas para poder disfrutar en todo momento sin poner en riesgo nuestra audición y cabe también mencionar que las revisiones a tiempo en su centro audiológico de confianza pueden prevenir futuras alteraciones auditivas.